fbpx

Como bien sabemos, el universo se rige de energías y este, da respuesta a nuestras preguntas dependiendo de la lo que necesitemos aprender.

¿Qué deseas pedirle al universo?

Meditación: 

Una de las maneras más efectivas de pedirle al universo es a través de la manifestación. Lo primero que debes hacer es elegir tu meditación de preferencia, en espacio para el alma tenemos varias que puedes practicar y escuchar

Encuentra los podcast de espacio para el alma aquí: Espacio para el alma | Podcast on Spotify

Al comenzar a escuchar la meditación, debes realizar la pregunta que deseas hacerle al universo. La idea es que la pregunta sea lo más precisa y puntual posible. Después de eso, te dejas llevar por la meditación y una ves te sientas realmente conectada con esta y relajada vuelves a realizar la pregunta.

La manera en la que llegan las respuestas del universo son diferentes, a veces son mediante los sentidos, imagenes, palabras o acontecimientos.

Prueba corporal: 

Este es uno de los métodos más utilizados a la hora de tomar decisiones y se utiliza la mayoria de casos para hacer preguntas que se puedan responder con un “si” o un “no”. El cuerpo es un templo sabio, por lo que se puede usar para recibir respuestas.

Al hacer una pregunta puntual como: ¿Debo seguir en este trabajo? luego, con el brazo estirado y haciendo presión hacia arriba, vas a pedirle a alguien que intente bajarlo y lo vas a realizar un par de veces. La respuesta con la que tengas más fuerza es la respuesta para ti, muchas veces las respuestas que nos trae el universo no es lo que nuestro ego quiere, pero si lo que nuestra alma necesita.

3. Dejarlo ir 

Otra de las maneras de preguntarle al universo y esperar una respuesta es a haciendo una pregunta y dejando que esta se vaya y vuelva cuando el destino y nuestra alma este preparado para esa respuesta. Lo ideal, es que en la mañana, una vez te levantas te sientes en una posición cómoda y le pidas al universo una respuesta a eso que deseas. Aclarando que esperas una señal clara y concisa para eso.

ej:” ¿Debería dejar este trabajo? dame una respuesta a recibirla, te pido una señal clara y concisa” Lo ideal, es que esto lo preguntes desde la fe

Cuando termines de realizar este ejercicio, deja ir eso que preguntaste y enfoca tu mente en otra cosa con la que puedas distraerte. La respuesta va a llegar a ti en el tiempo que deba llegar.

y tú, ¿qué le estás pidiendo al universo?

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Hablemos de la importancia del bienestar mental.

Hablemos de la importancia del bienestar mental.

La salud mental a menudo se ve como un tema tabú, pero es hora de romper el silencio. 1 de cada 5 personas experimentará un trastorno de salud mental en su vida. La salud mental a menudo se malinterpreta y se estigmatiza, y nos hacen pensar que no es relevante, pero...

No Me Felicites, ¡Soy Mujer!

No Me Felicites, ¡Soy Mujer!

A mi no me felicites por ser mujer, tal vez lo elegí desde antes de nacer. Mejor concédeme el derecho a ser como soy!! A ser sexual A ser audaz A ser líder A ser bruja A ser ternura A ser todas y no ser ninguna. Quítate de tu mente lo que crees que debe o tiene que...

¿Te definirias una persona amarilla?

¿Te definirias una persona amarilla?

Hace un tiempo #albertespinosa nos contó de las personas amarillas y dice que todos necesitamos a esas personas en nuestra vida, pero que además todos podemos ser una persona amarilla para alguien aún sin saberlo. 😊 Piensa cuando haz hablado con el desconocido en el...