fbpx

A ti que tienes un año, juegas y corres por la casa sin saber por qué tus hermanas mayores no están yendo a su colegio,  por qué mamá ya no sale tanto y papá, que es médico, tiene más turnos de trabajo que antes.

A ti que eres la inocencia y la alegría, la razón de cuidarnos y de centrarnos para poder dejarte un mundo evolucionado, más humano, con el aire mas limpio y el agua transparente.

A ti que cuando seas más grande escucharás esta anécdota, quiero contarte esta historia. Porque siempre la historia fue contada por los que ganaron la guerra, pero esta vez no es una guerra de armas, esta vez es la guerra por la consciencia.

Ahora imagina pequeña este cuento que te escribe mamá:

Había una vez un planeta que su agua ensució, que de la tierra se olvidó y solo el dinero conquistó. Ese planeta era hermoso, tenía montañas verdes, pájaros que cantaban anunciando el amanecer y había mucho por viajar y conocer. Pero un día, los pajaritos ya no cantaban, los niños no iban a la escuela por estar trabajando en fábricas y un solo país de ese planeta fue el rey de la polución, y así, ese país se convirtió también en el rey de la destrucción.

Sin pensarlo, un día ante tantos abusos, a la hermosa tierra una gran gripe llegó y al mundo entero paralizó. La gente mayor murió, la economía decreció y la gente enloqueció, no por la gran gripe sino por el egoísmo, por no poder quedarse en casa para no contagiar a otros y olvidarse de los más necesitados.

Sin embargo, mientras todo esto ocurría, otro grupo de gente (como tu familia) por el planeta meditó, rezó, oró y abrió su corazón.  Empezaron a ocuparse de lo realmente importante: El amor, el compartir, el vivir, agradecer, de sentir paz por la humanidad entera y de ser pioneros de certeza y fe en un mundo mejor.  Estas personas sacaron sus armas que no eran de guerra sino de consciencia para vencer al miedo, que se paralizó. Con cada oración el miedo moría, por cada acto de egoísmo nacía otro de compañerismo, por cada meditación la tierra y su vibración sonreía, por cada chat de esperanza alguien se contenía, por cada arma de consciencia el enemigo se disminuía y así entonces el mundo que tu conocerás cambió.

Y mientras mamá te escribe, papá sigue siendo el héroe de esta historia cuidando vidas, sanando gente, y tu madre saca sus armas que están llenas de consciencia para sembrarte a ti pequeña mía un verdadero mundo igual a como lo soñó Dios.

Con amor mamá,

Paola Carvajal
Tejedora de Consciencia

2 Comentarios

  1. Lili

    Excelente. Nos comparte su correo por favor.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Hablemos de la importancia del bienestar mental.

Hablemos de la importancia del bienestar mental.

La salud mental a menudo se ve como un tema tabú, pero es hora de romper el silencio. 1 de cada 5 personas experimentará un trastorno de salud mental en su vida. La salud mental a menudo se malinterpreta y se estigmatiza, y nos hacen pensar que no es relevante, pero...

No Me Felicites, ¡Soy Mujer!

No Me Felicites, ¡Soy Mujer!

A mi no me felicites por ser mujer, tal vez lo elegí desde antes de nacer. Mejor concédeme el derecho a ser como soy!! A ser sexual A ser audaz A ser líder A ser bruja A ser ternura A ser todas y no ser ninguna. Quítate de tu mente lo que crees que debe o tiene que...

¿Te definirias una persona amarilla?

¿Te definirias una persona amarilla?

Hace un tiempo #albertespinosa nos contó de las personas amarillas y dice que todos necesitamos a esas personas en nuestra vida, pero que además todos podemos ser una persona amarilla para alguien aún sin saberlo. 😊 Piensa cuando haz hablado con el desconocido en el...